¿Le ha llegado el fin definitivo a Blockbuster?

La máxima del evolucionismo se aplica enteramente al mundo de los negocios: la especie que no se adapta está condenada a desaparecer. No se trata pues del más fuerte, sino de aquel que se ajusta a las condiciones del entorno y cambia conforme a ellas.

Pues bien, está claro que la compañía Blockbuster no supo adaptarse a los cambios del mercado. La que por años fue la dueña de franquicias de renta de películas más grande del mundo, con más de nueve mil tiendas distribuidas por todo el planeta para 2004, acaba de notificar el cierre de sus tiendas en Estados Unidos. De este modo, para inicios de 2014 no quedará en pie ningún local en el que fue su país de origen, donde llegó a tener cuatro mil.

Dallas fue el estado donde se abrió el primer local de la compañía en 1985, y posteriormente su exitosa expansión le permitió generar más de 130 mil puestos de trabajo en 24 países. Sin embargo, luego de anunciar su quiebra en 2011, comenzó con una cruzada de cierre de sus establecimientos en Portugal, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, y por supuesto en España, donde sólo quedan funcionando tres locales: en Carrasco, Punta Carretas y Malvín.

Indudablemente su debilidad fue incapacidad de anticipación y reacción frente al vertiginoso crecimiento del mercado digital. Servicios como Netflix, que explotaron la red para ofrecerle a miles de usuarios contenidos de películas por suscripción vía streaming –en simultáneo-, y por supuesto la piratería, fueron los que le arrebataron drásticamente a Blockbuster su cuota de mercado en un dos por tres.

Pero la compañía se aferra con uñas y dientes a desaparecer. Aunque se ha tardado más que demasiado en decidir ir de la mano con la tecnología, por fin ha anunciado que se trasladará al territorio digital. Precisamente intentará hacerle frente a Netflix con un servicio de televisión satelital denominado Blockbuster@Home, y uno de streaming llamado Blockbuster on Demand.

Con 28 años, el que fuera el gigante de películas de alquiler transformará enteramente su modelo de negocio. Para muchos sus días están contados, aunque como dicen por ahí no está muerto quien pelea. La cuestión es si Blockbuster podrá levantarse de las cenizas y llegar al menos a su trigésimo cumpleaños.

This article was written by admin