El CV tradicional sigue siendo importante hoy día

La sociedad está cambiando. El mundo está cambiando. La forma de pensar y de actuar de las personas van unidas de la mano y, al igual que lo anterior, están cambiando. Estamos inmersos en un planeta cada vez más actualizado, modernizado y tecnológico. En cuestión de años han cambiado rutinas tan arraigadas que se creía que nunca se iban a modificar. Que seguirían por el mismo camino durante otros cien años. El envío de una carta redactada de una madre a su hijo, por ejemplo, de Madrid a Barcelona o de Madrid a Alemania ha caído en desuso por el correo electrónico. Se gana en tiempo, en comodidad y en gastos económicos.

Han surgido nuevas formas de comunicación que eran impensables que iban a existir en el futuro y, en muchas ocasiones, son gratuitas. Skype es el ejemplo más notorio en la evolución de las tecnologías de comunicación. Con una simple llamada puedes llamar a un ciudadano que se encuentra en la otra punta del planeta. Gracias al avance de Internet en los últimos años, numerosas empresas han desarrollado su negocio en este mundo o han ampliado sus redes de una manera más globalizadora.

También ha evolucionado la forma en el que las empresas contratan a un trabajador. La evolución de Internet ha abierto una nueva puerta de negocio para millones de ciudadanos y de compañías. A través de numerosos portales, muchas empresas cuelgan un programa informando de la necesidad de cubrir una vacante libre con los requisitos que debe de poseer el candidato. A partir de ahí, el individuo valora la oferta de trabajo y es él quien decide enviar o no su currículum o no a la compañía. Internet ha cambiado la forma de visión para buscar trabajo. Antes de que existiese, el modelo rutinario era acudir a la empresa, depositar el currículum con una forma estándar y esperar. Este método sigue existiendo hoy día, pero en menor medida que hace unos años. Las oportunidades interactivas han producido un aumento de la productividad y de la agilidad.

Otra cosa bien distinta consiste en el formato del currículum vitae. El modelo, por antonomasia, era incluir una foto, escribir la experiencia laboral y los estudios que uno poseía, los conocimientos en idiomas y nuevas tecnologías y los datos personales. Esta información se visualizaba en folios. Esta visión tradicional y clasista sigue existiendo hoy día y sigue teniendo, en teoría, una buena acogida. Pero, una vez que creció y maduró Internet, la configuración tradicional del currículum ha ido perdiendo peso en estos últimos años por nuevas y modernas variaciones.

Una de las mejores maneras para llamar la atención al director de una empresa, hoy día, es presentar un currículum distinto. Eliminando los conceptos clásicos que uno tenía. Puede ser más colorido o menos, tener una forma más vistosa o menos, etc. Eso sí, la esencia de un currículum moderno o tradicional es la misma. Es una manera de presentarnos ante las empresas. Que nos conozcan y que tengan interés en nosotros. Aunque haya ido perdiendo peso a lo largo de estos años por el boom de Internet, el formato del currículum vitae de toda la vida sigue estando bien visto pero, la mejor manera de llamar la atención, se basa a través de un método totalmente nuevo, distinto, rompedor y que mantenga toda la información importante.

This article was written by admin