El Banco Malo: Sareb

Es el encargado de reunir y de dar salida, lo más importante, a todos los productos tóxicos que ha generado la crisis inmobiliaria. Se creó a finales de 2012, pero según los últimos datos, no está dando los resultados que se esperaban. Una vía de escape de los bancos que han tenido que ser intervenidos por el Estado y los que están todavía metidos en encontrar las formas de reorganizarse.

Una empresa con poco más de la mitad de fondos privados y el resto, dinero público que sale de la partida destinada al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) que no tiene la consideración de banco, aunque el nombre por lo que más se conozca a esta entidad sea el “banco malo”. Fue una de las soluciones para sanear las cuentas de los bancos peor parados por la concesión incontrolada de préstamos para la compra de vivienda, inversiones o la venta de preferentes o subordinadas.

Le pusieron fecha de caducidad, quince años. Ya puede correr en la venta del regalito que les han dejado los bancos. A pesar de la ayuda legal que les ha facilitado la Administración como la consideración de entidad de crédito para el impuesto de sociedades (esto le va a permitir descontarse todos los gastos que suponga la actividad que realizan), no parece ser suficiente. De momento, las cifras no acompañan porque las entidades financieras que siguen gestionando por sí mismas las casas impagadas, están vendiendo más que Sareb.

“Los barrenderos de una gran juerga” fue la definición que daba el director del banco malo, Juan Barba, dejando claro que deshacerse de todas las viviendas endeudadas bajando los precios mucho (lo que muchos esperaban porque también el valor del ladrillo sigue bajando), no era su cometido, sino tratar de recibir, perdiendo lo menos posible, el valor de las propiedades. Lo que no se reciba en esta entidad tendrá que cubrirlo el Estado porque no vender ese stock producirá más deuda, y para recaudarlo, más recortes. La creación del Sareb era uno de los requisitos que demandó la Unión Europea para dar a España la ayuda financiera en el verano de 2012.

Los grandes bancos han acordado facilitar los préstamos a las personas que quieran comprar alguna de las viviendas del banco malo. Se han fijado cifras hasta finales de 2014, después se tendrá que negociar alargar los convenios. El Banco Santander y después La Caixa son los que más capital han puesto en el banco malo.

El Sareb tiene que gestionar alrededor de doscientos mil activos. La inmensa mayoría son financieros (80%) y el 20% inmobiliarios. El valor que se los presupone es de más de cincuenta mil millones de euros. De los relacionados con la explosión de la construcción, fueron casi noventa mil casas ya acabadas y de propiedades sin edificar, trece millones de metros cuadrado.

This article was written by admin